martes, 20 de mayo de 2008

Esta es mi historia.

Bloggeros:
Después de una indiscrección extramatrimonial, el príncipe de un cuento de hadas es convertido en rana para toda la eternidad. Su única oportunidad para recuperar su condición humana será la de convencer a una dama para que le bese antes de la próxima luna llena.







Un Saludo del Principe que no sabia jugar.

9 comentarios:

Evan dijo...

No te va a costar encontrar esa dama, príncipe!! :)

Un beso ranita! :P

Stultifer dijo...

O mirarse al espejo y buscarse un charco.

M-Kahlo dijo...

El principe que no sabía jugar porque estaba encantado y en rana se convirtió...
Te gusta ser rana o prefieres que una dama te convierta en El principe que aprendió a jugar?

Thiago dijo...

jaaja la canción de Serrat ya la conocía pq mi madre es fans, pero no me gusta mucho (esta, la verdad, Serrat si.

la ranita me encanta, car...¡¡¡¡Besitossssssssssss!! jaajaj

El Principe dijo...

evan.- La cosa anda, que no se que !eh¡.
stultifer.- Mejor, el charco.
m-kahlo.- cruad, cruad...
thiago.- Tu madre tiene mi edad, y la musica, no me negaras que le venía al pelo.

M-Kahlo dijo...

El principe que no sabía jugar porque estaba encantado y en rana se ha quedado.........??????
Eres genial, principe, genial...

Bala dijo...

Principe, ¿para cuando un baile en palacio?, irían muchas cenicientas, y a las malas, siempre podrías montar una zapateria.

El Principe dijo...

bala, za...pa...teria para cojos?
Jajajajaja ....

Evan dijo...

...apareció la dama que rescate del hechizo?

Lindo finde!

Portate bien...