miércoles, 17 de febrero de 2010

“Mi Lucha”.



Mi obra ha querido ser un homenaje para todas estas mujeres, que han sufrido, sufren y sufrirán por el cáncer.
Siendo profesional sanitario, me sigue emocionando, como los enfermos luchan contra la enfermedad, sacando fuerzas de donde no las hay, y convirtiendo un gesto o una frase cariñosa en un pilar para sostenerse y seguir combatiendo la enfermedad. Para mi sigue siendo inexplicable ese empuje. Es por ello, importante reforzar aspectos como la seguridad y la confianza. Ser uno mismo ha pesar de todo, y ganar la batalla a una enfermedad cruel y mutilante.
El Cáncer es un grupo de enfermedades que tienen un crecimiento descontrolado y excesivo de células que invaden tejidos y órganos, las cuales finalmente provocan la muerte del individuo.
El cáncer puede afectar cualquier tejido de nuestro cuerpo, por lo cual existen diferentes tipos de cáncer, siendo los mas frecuentes: cáncer de útero, mama, próstata, pulmón, estomago, leucemias, etc.
El cáncer de mama consiste en un crecimiento anormal y desordenado de las células de éste tejido. Desde AECC (Asociación Española Contra el Cáncer), recuerdan que este tipo de cáncer es el más frecuente entre las mujeres, puesto que cada año en España se registran 16.500 casos nuevos, y supone la primera causa de mortalidad entre las mujeres que padecen un tumor. Aunque al mismo tiempo, se felicitan porque los avances en el diagnóstico y los tratamientos han permitido la supervivencia en el cáncer de mama alcance el 80 por ciento de los casos.
La mastectomía es el término médico para la extirpación de uno o ambos senos. La mastectomía usualmente se realiza para luchar contra el cáncer de mama; en algunos casos, las mujeres que presentan alto riesgo de contraer se hacen la operación profilácticamente. Los carcinomas de mama pueden presentarse a casi cualquier edad de la vida pero son más frecuentes en las mujeres de más edad. Suelen escasear en las mujeres menores de cuarenta años y son raros en las menores de treinta.El hecho de que a una persona se le diagnostique un cáncer de mama, supone un gran impacto emocional. Este impacto se debe a un doble motivo; por un lado el cáncer sigue siendo una patología muy temida por la población. Esto se debe principalmente a la incertidumbre de su causa y de las posibilidades de curación. Así mismo, cada persona, según sus creencias, actitudes y comportamientos afrontará la enfermedad de un modo distinto. Como es lógico, una mastectomía puede acarrear consecuencias muy negativas, con alteraciones a nivel de la auto-estima, que afectan a la vida personal, familiar, social, laboral y sexual. Incluso hay casos extremos en los que la percepción del propio se ve alterada en un síndrome denominado del medio cuerpo, por suerte poco frecuente, que consiste en las dificultades para aceptar la asimetría corporal derivada de la mastectomía. Las reacciones más frecuentes al diagnóstico de cáncer de mama son ansiedad, temor, desesperanza, tristeza, ira, abatimiento...
En definitiva, el diagnóstico de cáncer causa un gran impacto emocional que hace que la persona que sufre desarrolle unas actitudes y unas estrategias de afrontamiento para el control emocional. Es en este momento cuando el entorno (familia, amigos, compañeros de trabajo) deben ser el soporte, el foco de apoyo que esa persona necesita para seguir su lucha contra la enfermedad y que esta interfiera lo menos posible en sus actividades cotidianas.
Es un reto para las ciencias médicas establecer una estrategia que eleve no solo la cantidad sino la calidad de vida de estas pacientes y puedan reinsertarse armónicamente en su medio social y familiar.
Mi obra, trata de un torso de mujer, al cual le falta el pecho izquierdo.
He querido dotarle de personalidad a trabes de sus formas; altiva y orgullosa, presentando el lado izquierdo en un primer plano, simbolizando la aceptación de su situación como única solución, a una lucha biológica y psicológica del proceso de la enfermedad.
En segundo lugar, he querido a trabes de sus formas dotarla de mucha feminidad y sensualidad, las formas son más redondeadas, los hombros son estrechos, la cintura es delgada y la cadera más ancha, redondez de sus formas, lisas, sin músculos pronunciados, equilibrio, proporción.
La textura: la superficies externas del torso, recrea la piel humana en cuanto al sentido visual, también al tacto. Se crean líneas que recorren la superficie de esta.
Jugar con lo cóncavo y lo convexo, para crear volumen. Nuestro cerebro se ha acostumbrado a que si un bulto, u objeto, se ilumina desde arriba, entonces su mitad superior queda iluminada y la mitad inferior queda en sombra. Para una depresión, o hueco, ocurre lo contrario. Esto, crea la sensación de volumen donde no existe. También he querido jugar con el vacío, para crear sombras y espacios.




El Príncipe que no sabía jugar.

2 comentarios:

Abril Lech dijo...

Maravilla de obra, por fuera...

...y por dentro.

De Lirium soy dijo...

Excelente trabajo.
Transmite todo lo que ponés en palabras.
Ver las fotos me produjo una sensación inexplicable con mucha mezcla de dolor. Son tantas las personas que conviven con el cáncer. Por suerte está dejando de ser una palabra tabú y muchos se atreven a hablar.
Importante todos los datos que dás sobre el tema, sobre todo las consecuencias psicológicas, que muchas veces no se tienen en cuenta.

Admiro mucho tu obra. Sos muy talentoso, es mucho lo que expresás.
Un abrazo