jueves, 23 de octubre de 2008

Ama como tú quieras,
pero nunca les preguntes a los demás cómo lo hacen.
Sé como a ti te dé la gana,
pero nunca les diga a los demás cómo tienen que ser.

(Borrajo, 1950)




El Príncipe que no sabía jugar.

3 comentarios:

Stultifer dijo...

¿Un eclipse?

Evan dijo...

:)

Aceptémos al otro con defectos y virtudes.

Príncipe encantado, te dejo un millón de besos...

TOROSALVAJE dijo...

Ni más ni menos.

Así.

Saludos.