lunes, 7 de julio de 2008

Pues ya ves...

Bloggeros:

Cerrado está,
más no tiro la primera piedra,
no valla ser que tenga que retirar para beber.
Pero lo cierto es…
que el destino no pone de su parte…



Un Saludo del Príncipe que no sabía jugar.

9 comentarios:

Evan dijo...

Destinos cruzados, no es así??? :(

Bueno, dicen que nada es imposible, así que a no perder las esperanzas, tal vez algún día esas flechas vayan todas para el mismo lado.

Un beso Rano, el que te debo...

CecydeCecy dijo...

Con tantas flechas te quieren confundir, yo me pararia en el centro y seguiria la que me dicte el presentimiento...

Espero que no pasen coches en ese momento, claro..

besos

M-Kahlo dijo...

Bloqueo las entradas del sentencioso ruido y empaño los cauces de la derrota,
me empeño en retirar los fragmentos de las piedras, para que el destino se abandone, en las fauces de mi código.

Y desafio al engaño, para beber de la exaltación, no encubriré la nada, porque sólo conozco un camino y aprendí a jugar en él...
Seré yo, quien ponga a prueba al destino.

ÁNIMO PRÍNCIPE, un saludo

Mario dijo...

Quizás hay que encontrar el camino correcto, aunque nos parezca dificil...

Leo dijo...

El destino está detrás de cada paso, pero solo espera, vigila tus errores...pero no los corrige, solo espera, o tus aciertos. Tus dudas son su muerte. Si dudas detienes tu camino, y puedes cambiar tu destino por otro, al final, solo estarás tú. ¿entiendes? Tú eres tu propio destino.

Un saludo Prince

Thiago dijo...

Cari, no había aquí un comentario mio ya? Tu me censuras eh! jajaj Estoy seguro que te puse algo ingenioso, ya sabes de esas cosa que digo yo....

Bezos originales.. Hablando de eso y puesto que pedir me da resultado, ya me podias hacer una esculturita alusiva, no? jajaj

Bezos

Kostas dijo...

Mira que la vida es complicada como para que encima te lien de esa forma.

Stultifer dijo...

Y luego me dices a mi que hay que seguir siempre la flecha, hacia adelante...

Homo-Sapiensis dijo...

Pues a veces las flechas se equivocan... Entonces, lo mejor es pintarlas según la dirección que nos diga nuestro propio instinto...